¿Es beneficioso o perjudicial tener sexo antes de competir? El aspecto psicológico

¿Es beneficioso o perjudicial tener sexo antes de competir? El aspecto psicológico

sexo antes de competirMuchos deportistas – quizás tu mism@ – tienen la creencia de que tener sexo antes de una competición es algo que va a perjudicar su rendimiento, así que lo evitan el día o días anteriores (incluso la masturbación). Pero, ¿en qué se basa esta creencia? ¿Hay algún estudio científico que la corrobore?

A lo largo de la historia del deporte ha habido grandes campeones que se han mantenido fieles a esta creencia. El más conocido es Muhammad Ali, que mantenía la abstinencia sexual durante las 6 semanas previas al combate. En cambio, otros famosos deportistas han alcanzado grandes actuaciones después de haber practicado sexo, como es el caso de Bob Beamon. Su biografía cuenta que el atleta mantuvo relaciones e incluso bebió algo de tequila la noche anterior a la final olímpica de México 1968. Este saltador de longitud ganó con una marca que permaneció imbatible durante 23 años, ante su sorpresa y la de los jueces, que no tuvieron suficiente con el metro que utilizaban para medir y debieron buscar otro.

Entonces, para esclarecer qué hay de cierto en esta creencia o si se trata de un mito, el año 2000 se llevó a cabo un estudio publicado en el Clinical Journal of Sport Medicine en el cual se analizaban los artículos científicos al respecto. Se hallaron 3 investigaciones con validez científica, y todas ellas llegaban a la conclusión de que el sexo practicado la noche anterior no alteraba el rendimiento. Incluso se observó que el sexo estimula la producción de testosterona.

A partir de aquí se han escrito muchos artículos (que podéis encontrar por la red) afirmando que esta creencia es un mito, y que la ciencia se ha encargado de desmontarlo. Pero esta conclusión ha obviado un factor importantísimo que influye en el rendimiento deportivo: el ASPECTO PSICOLÓGICO.

Por un lado, están los efectos que tiene el sexo a la hora de reducir la ansiedad y el estrés. Para competir eficientemente se necesita cierto nivel de estrés o activación (arousal), que va a variar en función de cada persona. En ese sentido, pues, el sexo será beneficioso o perjudicial en función de cada caso. Si el deportista está demasiado ansioso antes de la competición, puede ser positivo (así pensaba el futbolista Pelé). Al contrario de si ya se encuentra relajado.

Por otro lado, está el aspecto más importante desde mi punto de vista, y que no se suele abordar. Y éste es el efecto que tienen las creencias y las rutinas en nuestro estado emocional y nuestra confianza. La creencia de que el sexo pre-competición es perjudicial tiene una fuerte base histórica y cultural. Ya en tiempos de la Grecia clásica el filósofo Platón recomendaba que los atletas olímpicos evitaran el sexo antes de las competencias. También existen teorías pseudocientíficas que abogan por la “transmutación de la energía sexual”. Es decir, evitar la eyaculación o la secreción de flujo vaginal para que esa “energía” sirva para otros fines.

Así pues, esta creencia se encuentra fuertemente arraigada en muchos casos. Cuando esto ocurre, no es fácil romper esa creencia sin que esto nos produzca inseguridad. Y la inseguridad destruye la confianza, tan necesaria a la hora de competir.

Muchos deportistas utilizan rutinas a la hora de competir (botar la pelota antes de lanzar un tiro libre en básquet, unos pasos característicos antes de lanzar una falta en el fútbol, usar unos calzones determinados en boxeo, etc.). Estas rutinas o rituales son un ejercicio de autosugestión que sirve para decirnos a nosotros mismos que tenemos el control de la situación (tal y como explica Rafa Nadal). De esa forma, seguir esos pasos nos da confianza.

El hecho de no tener sexo antes de la competición también actúa como rutina. Y es una rutina muy poderosa porque exige un sacrificio, grande o pequeño en función de cada caso. Por lo tanto, seguir esa rutina nos puede dar confianza y sensación de control.

Conclusión

Llegados a este punto quizás te preguntes: “De acuerdo Enric. Muy interesante todo el rollo que explicas pero acláramelo… ¿es bueno o malo tener sexo antes de competir?”.

Pues bien, desde el punto de vista fisiológico ha quedado demostrado de que no perjudica el rendimiento. Pero desde el punto de vista psicológico la cosa no está tan clara y dependerá de cada persona. Así pues, tendrás que analizar si en tu caso tener sexo supone romper una rutina y crear inseguridad o, si por el contrario, tu estado emocional  y tu confianza no dependen de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.