¿Dónde está el límite entre la sinceridad y la mala educación?

¿Dónde está el límite entre la sinceridad y la mala educación?

Seguramente conocéis alguna persona, o quizás  vosotros mismos, que se autodefine como sincera, directa, y que dice siempre las cosas a la cara.

Si es así, probablemente habrás tenido o habrás sido testimonio de algún conflicto con otras personas. O incluso esta actitud te haya supuesto ganar enemistades. Y es que, ¿dónde está el límite entre ser sincero y ser maleducado?

Pues bien, ante ese tipo de situaciones esta es mi propuesta, que llamo del “doble filtro”. Así, en momentos en los cuales estamos con otras personas y podemos dar nuestra opinión sobre ellas nos podemos hacer estas preguntas sobre lo que pensamos:

  • ¿Lo que le quiero decir a esta persona me beneficiará de alguna forma?
  • ¿Lo que le quiero decir a esta persona la beneficiará de alguna forma?

Si ninguna de las respuestas a estas preguntas es un “sí”, entonces, ¿por qué motivo nos vale la pena hacer el comentario? Por ejemplo, ¿qué necesidad tenemos de llamar fea a una persona que nos lo parece? ¿Nos va a servir o le va a servir de algo ese comentario?

Hay quien puede pensar que no decir siempre lo que se piensa es ser hipócrita. Posiblemente sea así pero, ¿cómo sería la convivencia en nuestra sociedad si nos dijéramos todo lo que nos pasa por la cabeza a la cara?

Bueno, espero sus opiniones sinceras sobre el artículo :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.