Rumores ¿Cómo abordarlos?

Rumores ¿Cómo abordarlos?

rumorEl rumor es un fenómeno social difícil de analizar. La mayoría de personas no tienen ninguna mala intención a la hora de hablar de los demás, y es posible que muchos de ellos surjan por malentendidos que hacen que la información vaya “mutando” a medida que se va transmitiendo. Hay expertos que argumentan que los rumores circulan porque cumplen la función de descargar nuestras propias tensiones emocionales en la vida de los otros. Sea como fuere, todos somos responsables de extender-los cuando los compartimos con otras personas.

Teniendo en cuenta que las consecuencias pueden ser muy negativas para las personas implicadas, ¿qué podemos hacer cuando nos llega un rumor sobre alguien? Circula una historia sobre el filósofo Sócrates sobre este fenómeno que nos puede hacer reflexionar, y que dice así:

– Sócrates, ¿sabes lo que acabo de oír acerca de un amigo tuyo?

– Espera un momento —replicó Sócrates—. Antes de continuar me gustaría que pasaras un pequeño test a lo que vas a decir. Lo llamo el triple filtro.

– ¿El triple filtro?

– Exacto. Antes de que digas nada sobre mi amigo puede ser una buena idea tomar un momento y filtrar lo que me vas a decir. El primer filtro es el de la verdad. ¿Estás completamente seguro de que lo que me vas a decir es verdad?

– No —respondió el hombre—, solamente acabo de escucharlo…

– Está bien —dijo Sócrates—. Entonces no sabes si es cierto o no. Ahora el segundo filtro, el de la bondad. ¿Es acaso bueno lo que vas a decir sobre mi amigo?

– No, más bien todo lo contrario.

– Así que lo que me vas a decir es malo, y realmente no sabes si es cierto. Bien, todavía queda el filtro de la utilidad. Lo que me vas a contar sobre mi amigo, ¿es útil para mí?

– No, la verdad es que no.

– Bien —concluyó Sócrates—. Si lo que me quieres contar no sabes si es cierto, ni es bueno, ni me servirá para nada… ¿entonces para qué querría saberlo?

Un pensamiento sobre “Rumores ¿Cómo abordarlos?

  1. Pingback: Els rumors. Com abordar-los? | Enric Parnau psicologia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.