¿Se puede ganar una discusión? El dilema de Charlie Hebdo

¿Se puede ganar una discusión? El dilema de Charlie Hebdo

imagen de manifestación por el respeto del profetaSi analizamos a fondo cualquier polémica que genere discusión vamos a descubrir algo sorprendente: ¡En realidad los dos bandos o interlocutores no hablan de lo mismo!

Veámoslo con un ejemplo.

Los recientes atentados a la redacción de Charlie Hebdo han propiciado el debate sobre los límites de la libertad de expresión. Así, de forma simplificada, encontramos un bando que argumenta que se deben respetar las religiones y sus profetas, mientras que encontramos otro bando que defiende la libertad de expresión por encima de todas las cosas. Entonces, si nos fijamos, unos hablan de respeto a la religión y otros de libertad de expresión, es decir, ¡cosas que son diferentes! ¿Cómo se van a poder acercar posiciones entre dos bandos que no hablan de lo mismo?

Otro ejemplo muy claro lo encontramos con los toros. Unos hablan de fiesta nacional mientras que otros hablan de tortura animal. Otra vez se construyen dos realidades diferentes entre sí que no tienen posibilidad de acercamiento.

En definitiva, la única forma de llegar a acuerdos es que uno de los dos bandos acceda a hablar sobre lo que propone el otro. Es decir, en el segundo ejemplo, que los partidarios de los toros hablen sobre tortura, o que los contrarios hablen de tradición y fiesta nacional. Esto resulta muy difícil en la mayoría de los casos, ya que las personas solemos tener unos valores y unas creencias muy arraigadas que nos impiden construir la realidad de forma más flexible. Y aún así, lo más probable es que se considere que un valor es superior al otro. Por ejemplo, que aunque los toros sean una fiesta nacional y una tradición, el hecho de que sea una tortura debería primar en su valoración o, por el contrario, que al ser una fiesta nacional lo demás queda en segundo plano.

Así pues, si alguna vez te encuentras en una discusión ten esto en cuenta y examina si en el fondo las dos partes estáis hablando de lo mismo o no ¡Puede que estés inmerso en un bucle sin salida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.