Entrenamiento psicológico guiado por “constraints”

Entrenamiento psicológico guiado por “constraints”

Desde hace ya bastantes años el mundo académico ha estado desarrollando la idea de “constraint” aplicada al deporte, básicamente en el aprendizaje de la técnica.

¿Qué es eso del constraint? Este concepto se puede traducir como restricción, pero en este campo yo prefiero traducirlo como interferencia. Así pues, un constraint es una interferencia que promociona el autoaprendizaje de los deportistas.

Por ejemplo, un constraint que podríamos aplicar para el aprendizaje de la técnica de natación podría ser el de asistir mediante una goma elástica el desplazamiento en el agua del nadador, para que, al desplazarse más rápido y tener una mayor fricción, este tenga que adaptar su técnica de nado para que sea lo más hidrodinámica posible. Otro ejemplo de constraint (más sofisticado y costoso) aplicado a la natación y basado en la manipulación del entorno es el que vemos en este vídeo:

Fijaos en estos ejemplos que el aprendizaje técnico que hace el nadador es implícito. Es decir, el nadador aprende por sí mismo cómo debe adaptar su técnica de la forma más eficiente posible. Mediante este tipo de aprendizaje adquirimos habilidades sin la intención consciente de adquirirlas. La actividad más significativa que hemos asimilado todos de esta manera es la de caminar. Los humanos somos increíblemente eficientes caminando en todo tipo de terrenos, y lo hemos aprendido de forma natural sin que nadie nos dijera cómo, simplemente interactuando con nuestro entorno durante los primeros años de nuestra existencia.

En contraposición al aprendizaje implícito tenemos el explícito. En este caso, el aprendiz realiza un esfuerzo personal consciente con el propósito de aprender algo, generalmente siguiendo las instrucciones de un experto. A la mayoría de las personas las educan de esa manera. Los padres les dicen lo que tienen que hacer y lo que no. Igualmente los profesores en la escuela, el entrenador en el club deportivo, y el jefe en el trabajo.

Ambas formas de aprendizaje pueden resultar exitosas a la hora de adquirir unas determinadas destrezas, pero el aprendizaje implícito conlleva una serie de ventajas. ¿Por qué motivos?:

  • Porque promociona el autoconocimiento. El aprendiz no se dedica a reproducir unas instrucciones de forma automática sino que experimenta con su potencial y gana conciencia de sus cualidades.
  • Promueve la autoregulación. El aprendiz encuentra sus propias soluciones a las dificultades que le van apareciendo.
  • Fomenta la independencia, la autonomía y la seguridad.

Así pues, el uso de constraints busca el desarrollo de un aprendizaje implícito en el deportista. ¿Se pueden utilizar constraints para entrenar el aspecto psicológico? Por supuesto. Hay mil posibilidades. Eso sí, al utilizarlos debemos tener claro qué es lo que estamos buscando promocionar.

Por ejemplo, supongamos que eres entrenador de baloncesto y quieres que tus jugadores mejoren la efectividad de los tiros libres cuando se encuentran bajo presión. La forma tradicional de trabajar este aspecto sería darles unas instrucciones para que se centren solamente en el lanzamiento, fijen su mirada en la canasta, establezcan una rutina antes de lanzar, etc. Esto generaría un aprendizaje explícito.

Para provocar un aprendizaje implícito podríamos utilizar el siguiente constraint o interferencia para que el jugador experimente la presión y busque por sí mismo las soluciones que deseamos. A una poca distancia de la línea de tiro ponemos un compañero delante del lanzador, que le mire fijamente y haga movimientos para que este pierda la concentración. Para añadir más presión y analizar el progreso podemos contabilizar el porcentaje de acierto y así se establezca un entorno competitivo entre todo el grupo de deportistas. Entonces el lanzador tendrá que aprender a gestionar la situación de la forma que nos interesa, ya que solamente va a mejorar el porcentaje de aciertos si se mantiene en el presente y se focaliza exclusivamente en el lanzamiento. Algo parecido es lo que hace el boxeador Floyd Mayweather y su equipo en este vídeo:

Otro ejemplo. Imagina que eres el entrenador de un equipo de fútbol o de cualquier otro deporte y quieres que tus alumnos controlen los nervios cuando el árbitro comete errores. Para promocionar el aprendizaje implícito puedes probar de arbitrar incorrectamente y a conciencia un partido de entrenamiento. Seguidamente, en función del resultado, se puede organizar un debate con el grupo para que analicen si sus reacciones han beneficiado o perjudicado el rendimiento del equipo. En este caso el objetivo es el de provocar la sensación de frustración en los jugadores para que aprendan a gestionarla de forma correcta cuando la experimenten en competición.

El abordaje del aprendizaje guiado por constraints es el mismo que pretende la metodología del coaching en la gestión personal. Lo que buscamos es ayudar a los demás a aprender, en vez de simplemente dar órdenes y correcciones (que también puede ser necesario y beneficioso cuando el que lo hace es un experto). En definitiva, queremos que el deportista desarrolle su potencial y madure como persona independiente, ganando autonomía y asumiendo responsabilidades.

Consulta mis datos de contacto o mis servicios de psicología online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.